Etiqueta: primeros auxilios

Medidas de seguridad antes de realizar primeros auxilios

En esta ocasión, queremos hablaros sobre las medidas de seguridad antes de realizar primeros auxilios a personas accidentadas.
En primer lugar, es importante recordar que, en caso de emergencia, siempre es necesario llamar al servicio de emergencias lo antes posible a través del teléfono 1-1-2. Mientras esperamos a que lleguen, podemos ayudar a la persona accidentada proporcionando primeros auxilios básicos. Sin embargo, es esencial tener en cuenta que no debemos intentar proporcionar atención médica avanzada si no estamos capacitados para ello. Tan importante es tener confianza como conocer nuestro propios límites

Antes de acercarnos a la persona accidentada
Antes de acercarnos a la persona accidentada, es importante evaluar la situación y asegurarnos de que no corremos ningún riesgo innecesario. Si el accidente ha ocurrido en un lugar peligroso, como una carretera o cerca de una fuente de electricidad, es necesario asegurarnos de que estamos a salvo antes de acercarnos. Además, es importante tener en cuenta que algunas personas pueden estar en estado de shock o pueden estar sufriendo dolor, lo que puede hacerlas más reaccionarias o agresivas. En general es esencial tener empatía y evitar confrontaciones. También debemos controlar nuestro propio estrés. Si hubiera objetos que nos puedan lesionar u obstaculizar, los retiraremos si nos es posible. Y en el caso de que nos encontremos cristales u objetos cortantes en la zona cercana a la persona que necesita los primero auxilios, los cubriremos con una manta para evitar que el accidentado sufra nuevas lesiones y nos hagamos daño nosotros mismos.
Seguridad realizando primeros auxilios
Una vez que nos hemos asegurado de que estamos a salvo y de que la persona no es agresiva, debemos acercarnos de manera calmada y tranquilizadora. Nunca debemos correr para evitar tener caídas y resbalones. Como hemos tratado en otras entradas de blog, Si la persona está consciente, debemos preguntarle cómo se siente y si necesita ayuda. Si la persona está inconsciente, debemos comprobar su respiración. Si la persona no respira o tiene un pulso débil, debemos comenzar a realizar la reanimación cardiopulmonar (RCP). Durante la asistencia prestaremos cuidado con los riesgos biológicos y utilizaremos siempre medidas barrera como mascarillas y guantes además de tener especial atención a los elementos cortantes y punzantes.
Esperar a los servicios de emergencias
Es importante tener en cuenta que, aunque nuestra intención es ayudar, no debemos olvidar nuestra propia seguridad. Si la situación es peligrosa para nosotros no accederemos a la persona sino que esperaremos a que lleguen los servicios de emergencias. Aunque nuestra intención es ayudar, no debemos olvidar nuestra propia seguridad.
En cabodevida somos socorristas experimentados. Gestionamos Dispositivos de Riesgos Previsibles acuáticos y formamos personas para que puedan salvar a otros. 
Puedes consultar nuestro catálogo de formación en el que encontrarás cursos de manejo de desfibriladores, soporte vital básico y cursos de primeros auxilios.

Conducta PAS. Proteger, Avisar, Socorrer

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en una emergencia, seamos personal profesional o no, es la conducta PAS. Esta conducta es la pauta de actuación que nos indica los pasos a seguir ante una situación de emergencia.

Para intervenir de forma correcta ante un accidente o cualquier situación de riesgo, además de tener conocimientos en primeros auxilios sobre esa materia en concreto, hay una serie de actuaciones previas igual de importantes que la propia actuación.

PAS son las siglas de PROTEGER, AVISAR y SOCORRER: tres acciones indispensables para un buen desenlace tras un acontecimiento inesperado.

Como ya sabemos, la mejor actuación es una buena prevención. No obstante, cuando todo falla y se produce el accidente, la actuación de los testigos es clave para solucionar la emergencia de forma adecuada.

Para ello, nos centraremos en primer lugar en Proteger, tanto a la víctima como al resto de personas que puedan verse afectadas y, como punto más importante, a nosotros mismos.

Es normal querer ayudar a quien ha sufrido un accidente. Según sea la situación, una actuación rápida y adecuada puede salvarle la vida. Pero no debemos olvidar la autoprotección como primer paso de la secuencia, ya que como se suele decir en nuestro mundillo: “sin rescatador no hay rescate”.

Esto quiere decir que debemos poner todas las medidas necesarias para evitar sufrir daños cuando intentamos socorrer a otras personas ya que, si acabamos siendo víctimas, además de no conseguir prestar ayuda, estaremos agravando y dificultando más ese rescate.

Pasos de la conducta PAS:

1º- Nos aseguraremos de no sufrir daños al intentar ayudar

2º- Crearemos una zona de seguridad y evitaremos el acceso a curiosos para procurar que nadie más salga herido

3º-Protegeremos a la víctima para evitar que se agrave su situación.

Una vez terminado el paso de proteger es hora de dar el aviso al servicio de emergencias para que acuda cuanto antes el personal profesional para solucionar la situación.

El aviso lo daremos a través del 1-1-2, número único de emergencias de la unión europea. Al llamar a este número, estamos garantizando la asistencia ante cualquier situación de emergencia y en todos los países de la UE. 

Para dar un aviso correcto, basta con contestar las preguntas que nos hagan. Estas irán encaminadas a obtener la información necesaria para poder enviar la ayuda. Por ejemplo, dónde ha sucedido la emergencia, qué ha ocurrido exactamente, etc.

También nos pueden dar indicaciones para continuar la intervención de forma adecuada hasta que llegue el personal especializado.

Por último, una vez nos aseguremos de haber realizado correctamente los pasos anteriores, podemos pasar a Socorrer a las víctimas. Para ello es conveniente tener conocimientos de primeros auxilios y puede ser útil disponer de un botiquín u otros medios según la situación, como un desfibrilador, un torniquete, etc. 

Excepciones a la conducta PAS:

En algunas circunstancias esta secuencia puede verse alterada por varios motivos: por ejemplo, en la montaña o zonas sin red que nos impida dar un aviso rápido. En estas situaciones, lo ideal sería que alguien vaya a dar el aviso (a poder ser en parejas) mientras se realizan el resto de pasos en el lugar de los hechos.

Otro ejemplo de excepción de la conducta PAS podría darse por una hemorragia severa en la que la persona afectada se esté desangrando.

En estos caso, la conducta PAS podría alterarse, de forma que en primer lugar y siendo el único paso invariable realizaríamos la “P” de Proteger tal como hemos visto anteriormente, después realizaríamos unas maniobras básicas de Soporte Vital Básico que garanticen la supervivencia de las víctimas, como un control de hemorragia aplicando en tal caso un torniquete, la colocación de la víctima en posición lateral de seguridad y taparla bien para prevenir una hipotermia, u otras actuaciones rápidas e imprescindibles para, después, dar el aviso lo antes posible.

Recuerda: Nunca realices un torniquete si no has recibido una formación específica para hacerlo

Si te gustan las emergencias sanitarias puedes consultar nuestro catálogo de formación donde encontrarás cursos de primeros auxilios, uso del desfibrilador y muchos otros temas sobre formación ene emergencias